Amor Líquido – Zygmunt Bauman

Zygmunt Bauman Amor líquido es un concepto creado por el sociólogo polaco Zygmunt Bauman, desarrollado en su obra Amor líquido. Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos, para describir el tipo de relaciones interpersonales que se desarrollan en la postmodernidad. Éstas, según el autor, están caracterizadas por la falta de solidez, calidez y por una tendencia a ser cada vez más fugaces, superficiales, etéreas y con menor compromiso. Aunque el concepto suela usarse para las relaciones basadas en el amor romántico, Bauman también desarrolla el concepto para hablar en general de la liquidez del amor al prójimo.

AMOR LÍQUIDO: Se trata de un importante estudio acerca de los vínculos humanos, un análisis de las relaciones humanas en un mundo cada vez más globalizado. Bauman introduce el concepto de “amor líquido” para referirse a las relaciones del mundo moderno capitalista, en el que el consumo juega el papel importante, al degenerar los vínculos personales o afectivos y materializar el amor como algo perecedero y efímero. Liquidez es sinónimo de inestabilidad e inseguridad, que Bauman relaciona con la sociedad actual consumista.
Deseamos establecer una pareja para obtener aquella seguridad complementaria que nos falta, quizás si tenemos una relación podemos sustraer de ella la seguridad que anhelamos, mientras tanto y paradójicamente, destruimos la estabilidad que ansiamos, nos aterra el “juntos para siempre” y queremos ser libres. Deseamos compromiso para superar el miedo y la fragilidad pero al mismo tiempo dejamos la cuerda suelta manteniendo otras puertas abiertas. Lo común o habitual en la era liquida es mantener una relación que dependa de un hilo, que cuestione y ponga en duda su seguridad como pareja, por otro lado , nos parece extraño o poco común cuando se le pregunta a una pareja por su relación y afirma con seguridad lo mucho que se aman o que siempre permanecerán unidos. La sexualidad, se independiza cada vez más de los vínculos afectivos, se desentiende del amor de la fidelidad y del respeto, es totalmente independiente y autosuficiente para mantenerse por si misma como fuerza o lazo de unión pero dependiendo también del grado de satisfacción. Al igual que la felicidad, que es considerada satisfactoria por momentos, es una cosa puntual y líquida, no tiene una base solida creada a partir de la lealtad, el compromiso y el grado de implicación, por tanto no establece vínculos eficaces y leales, son conexiones fáciles de desatar, sin bases solidas y cambiantes, objeto del cambio constante de la sociedad. Lo que triunfa por encima de todo en pleno siglo XXI son las relaciones de bolsillo, aquellas instantáneas que deben cumplir ciertas condiciones, nada de enamorarse ni mostrar sentimientos ni emociones y mucho menos nada de amor a primera vista, solo se disfruta del placer de lo material, apenas se conoce a la persona para no intercambiar inquietudes o afinidades, nada de sentir. Nos preocupa más que de la relación se salga aventajada después de una ruptura, que la intensidad de la relación, anteponemos el preparar una ruptura a involucrarse en una relación que implique compromiso, sentimientos o respeto y lealtad. Una solución para combatir la soledad y ser feliz es invertir en relaciones, Bauman establece una relación entre las relaciones y las acciones de bolsa, si inviertes esfuerzo y tiempo se compensará con amor y estabilidad, pero la conciencia de esto es un medio mas para alimentar la inseguridad. Puedes invertir tu tiempo y tu esfuerzo en otras cosas pero no lo haces porque esperas a que te sea devuelto o que se recompense a largo plazo en la relación. No existe el amor eterno en la era liquida, el amor se usa como recurso cuando se necesita, adquiere un carácter utilitario, materialista, egoísta y codicioso, el autor habla del consumismo del amor, se aplica la ética del consumo, el deseo puede calmarse con el consumo material, pero como todo deseo en la época en la que vivimos goza de caducidad, es decir, el amor puede pasar de un momento a otro de deseo a desecho. Quizá sea éste carácter de volatilidad el que alimente el gusto actual de las relaciones “de usar y tirar” como vemos en algunos programas de televisión, Bauman critica este tipo de telenovelas (o programas similares) en el que los actores mantienen relaciones frágiles y cortas llenas de problemas y peleas que para algunos es un modelo a seguir, al igual que el interés actual por los contactos a distancia que nos ofrece el mundo de las nuevas tecnologías (chats y redes sociales) en que se juega al amor con facilidad, todo vale cuando se trata de hablar con individuos de cara desconocida y expresiones nunca vistas, no interactuamos y es igual de fácil darle a la tecla de aceptar o de no aceptar. El autor establece una comparación entre el pasado y el presente, cuando los vínculos afectivos eran formados por afinidades, en cambio en el mundo moderno las relaciones son vulnerables y cambiantes sin una solidez propiamente establecida. El mundo actual esta protagonizado por la deshumanización y la falta de confianza, no hay sitio para la dignidad humana, parece que las preocupaciones por la construcción de una sociedad solida y eficaz es una autentica perdida de tiempo y no hay otra consecuencia que el debilitamiento de las relaciones humanas. Como ejemplo de deshumanización de sociedad Bauman cita los Realities Shows (como Gran Hermano), en el que un grupo de individuos lucha por sobrevivir, y es esa lucha de supervivencia la que hace adoptar una serie de comportamientos competitivos en los que la confianza, la solidaridad y la compasión son cruciales. La gente se destruye para ganar, se pisotea para sobrevivir, esto fomenta la desconfianza (sobre todo si sumamos el factor de la vigilancia) y aumenta la competitividad entre individuos. Somos destructores de confianza, tanto en los vínculos afectivos amorosos como de amistad. El individuo liquido no es mas que una marioneta de la sociedad líquida consumista, un sujeto que pretende adentrarse en la sociedad a la que al mismo tiempo teme, por el grado de implicación con otros individuos, que a veces supone un problema o miedo a los extraños (xenofobia). A veces la sensación de inseguridad y falta de familiarización desencadenan en el sentimiento de rechazo hacia una sociedad multicultural. Y como sostiene Bauman no existen “soluciones locales para problemas generados globalmente” el problema no reside tanto en el propio individuo sino que responde a modos culturales y económicos de cada ciudad. La reforma de las ciudades debe liberar el precepto de mixofobia, los problemas deben ser solucionados desde su raíz, desde las ciudades a las que Bauman bautiza como “basurales de ansiedades y angustias generadas por incertidumbres e inseguridades “pero al mismo tiempo son terreno de investigación, después de la actuación local los individuos se sienten menos tensos y están mas receptivos para cuestiones globales. Pero el problema es que los individuos no disponen de medios o estructuras solidas para combatir el problema que no sean las que ofrece el mundo moderno del desarrollo capitalista que no son otras más que las que contribuyen a su desintegración.

Al mismo tiempo se imposibilita la representación de los papeles y se pone en manos del mundo comercial consumista o se acepta la responsabilidad, cuyo resultado es obviamente el sentimiento individual y egoísta donde preocuparse y comprometerse con la contribución social es un atraso. El individuo líquido es un sujeto independiente autónomo pero despoblado, desolado y vacío que busca relacionarse en sociedad porque aborrece la soledad pero al mismo tiempo encuentra inconvenientes sociales y personales en los vínculos afectivos amorosos y de carácter global, como el miedo al grado de implicación y por lo que pueda suponer su condición de frivolidad. Sin embargo a pesar de la critica y el estudio de las fragilidades humanas Bauman no tira la toalla y trata de alimentar las esperanzas para restablecer y tratar la deshumanización actual (convencido de que es posible superar los problemas que plantea la moderna sociedad liquida) en su búsqueda de individuos sólidos que combatan las incertidumbres, inestabilidades y lo fragmentario de los aspectos sociales (ya sean relaciones amorosas, familiares, de amistad, o cualquier otra que implique afectividad social). Fabian Moreno

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: