La maldición de ser niñas – Documental

La ausencia de mujeres en Asia tendrá consecuencias políticas y sociales sin precedentes para el mundo entero, el Patriarcado o Sociedad de la Dominación no cesa de sorprender e impactar con sus desastres sanitarios, ecológicos, de extinción de especies incluyendo la del hombre (macho).
100 millones sería el nombre de niñas que faltaría en el mundo hoy en día, niñas que no se les permitió nacer o que no se les permitió vivir -Asia y Oriente aun conservan uno de los patriarcados más crudos, reales y latentes de nuestro planeta, es la consecuencia trágica de varios siglos de infanticidio, de bebés y niñas, a los cuales se suman hoy día millones de abortos selectivos posibles por la generalización de la ecografía. Manon Loizeau y Alexis Marant partieron a la búsqueda de estas desaparecidas sin nombre, sin rostro y sin sepultura, en India, China y en Pakistán. Ahí vieron el espectro de un mundo desprovisto de mujeres, donde los bancos de las escuelas están ocupadas por una aplastante mayoría de niños y donde el matrimonio se reserva a los más ricos. En Karachi, en Pakistan, una pobreza creciente causa cada día el abandono de las bebés niñas, muertas o vivas en las fosas comunes. En el Pendjab y en la Harvana, provincias ricas del norte de la India es por el contrario la relativa prosperidad que explica el fenómeno de “mujeres faltantes”. Ya que la generalización de la ecografía, incluso en los campos, y el rechazo de las jóvenes mujeres educadas de ver a su hija sufrir el mismo destino que ellas, han hecho explosionar el número de abortos selectivos de niñas. En China, la ‘desaparición’ de las niñas es primeramente una consecuencia de la política del niño único establecido hace veinte años, sin mencionar como el misogenismo patriarcal torturaba a las mujeres por ejemplo deformando sus pies desde que nacían. A escala continental es demasiado pronto para saber si las campañas lanzadas por los gobiernos cada vez más activos sobre el tema podrán frenar la catástrofe en curso.
Dolorosa ironía de la historia, historia que a veces ‘no se nos cuenta’ de siglos o milenios de sufrimiento de la mujeres cuyo único pecado es tener una fisiología diferente a la del varón. Marisol Paredes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: