Seduciendo a los niño/as. Prof. Sheila Tarde

“…la verdad y, sobre todo, la persuasión, se hacen más  problemáticas cuando sus destinatarios tienen la  ingenuidad y la inmadurez de los pocos años” (Soria, 1999)

Seduciendo a los niño/as

Solemos escuchar que los niños son el futuro y que su bienestar es la principal preocupación de los adultos, o por lo menos de quienes son padres y madres. Ahora ¿cuánto podemos hacer realmente por nuestros niño/as?, muchos responderán que se desviven trabajando para que sus hijo/as tengan las comodidades necesarias que este mundo capitalista exige. Me pregunto, a pesar de todo el amor y entrega que implica trabajar para subvenir a las necesidades de los pequeños, ¿será eso lo realmente vital?

Sabemos que vivimos en un mundo capitalista, que los poderosos son quienes construyen nuestra realidad en función de sus intereses, lo que pensamos, sentimos y deseamos está influenciado por esa élite, por los “amos” del mundo. La globalización se ha encargado de expandir a cada rincón del mundo esa visión homogénea que construyen los dueños de los mayores capitales,  tanto es así que un turista podrá comer la misma hamburguesa Mac Donald acompañado por Coca Cola en Tanganika, París o Uruguay, esas multinacionales no solamente nos venden un producto sino que también representan una forma de vida, difunden una escala de valores que se centran en la capacidad de consumir y en valorar lo que se puede comprar. El principio rector de todas estas grandes empresas está en obtener la mayor ganancia posible, sin importar a que costo, para lograrlo contratan a los más avezados especialistas que estudian nuestras conductas y nuestras motivaciones tratando de descubrir de que manera somos más susceptibles a sus mensajes publicitarios.

Últimamente las publicidades de las multinacionales se han incrementado hacia nuestros niño/as, dado que las investigaciones han comprobado que los pequeños pasan cada vez más horas frente al televisor sin control de los adultos, lo que los convierte en un público más que apetecible para los publicitarios.

Clyde Miller, un estudioso de la persuasión publicitaria, explica cómo condicionar los reflejos de los niños. Es, según él, “una labor que lleva tiempo, pero que vale la pena si se piensa en los beneficios que pueden obtenerse al condicionar a millones de niños que algún día serán adultos dispuestos a comprar determinados productos” (Soria, 1999).

“En España los niños entre 4 y 12 años pasan un promedio de 2 horas y 38 min en el año 2006, un 11,2% más que en  2005…el tiempo que los menores dedican a ver la televisión ha crecido en Francia, Alemania, Italia, España y Reino Unido. Concretamente, en España, los niños de entre 4 y 14 años pasaron en 2011 de media sentados en frente de la televisión nueve minutos más que en 2009”

“En promedio, los adolescentes norteamericanos pasan unas 44,5 horas por semana frente a una pantalla … Esta cantidad de tiempo es en realidad mayor a la que se invierte en la escuela (30 horas) o la que se pasa con los padres (17 horas). Prácticamente todos los jóvenes norteamericanos (97%) utilizan videojuegos diariamente. 1 de cada 4 jóvenes informa jugar videojuegos por lo menos dos horas por día.”

“más del 90 por ciento de los niños de tres años, o sea una edad todavía preescolar, comienzan a pedir a sus padres los juguetes anunciados en televisión. Asimismo, experimentos realizados por psicólogos sociales demuestran que niños con edades comprendidas entre los tres y los siete años reconocen perfectamente bien nombres y marcas de productos difundidos en televisión; hasta el punto de que, aún sin recordar los argumentos específicos que fueron barajados por el anuncio (sin distinguir lo verdadero de lo falso, las informaciones completas de las incompletas), quedan absolutamente persuadidos por su señuelo” (Ramos, 1999).

No existe un estudio específico en Uruguay, al menos que yo conozca, pero temo que son muchas las horas que nuestros niño/as están frente a la pantalla, sin supervisión adulta. Lo que los niño/as ven ejerce una fuerte influencia en la construcción de su mundo, los valores que transmiten las publicidades no se orientan a la defensa de los derechos humanos ni a salvaguardar la inocencia de la infancia, por el contrario mayoritariamente se dirigen a defender los valores de un mundo violento individualista y discriminador,  ese es el mensaje que están recibiendo nuestros pequeños.

“la publicidad no sólo presenta al niño una supuesta realidad discursiva, sino también la forma de percibir el mundo o, lo que es lo mismo, un esquema cognitivo, propio de toda práctica significante, con una salvedad añadida: que estas prácticas discursivas resultan más fascinantes y, por tanto, más eficaces a corto plazo que los discursos pedagógicos de escuelas e institutos” (Madrid Cánovas, 2006)

Ellos son un público más susceptible que el público adulto porque aún no tienen una concepción propia, ni argumentos para cuestionar el mensaje que se les destina, entonces lo que ven lo aceptan como legítimo, sino tienen un adulto que los ayude a cuestionar será muy difícil que logren apartarse de esas influencia transmitida por las publicidades.

“…son los niños los sujetos más propensos a esos señuelos persuasivos de la publicidad, puesto que constituyen una clase especial de consumidores prácticamente incapaces de protegerse a sí mismos contra los engaños y las tentaciones a que los someten los vendedores…” (Ramos, 1999, p. 166).

“…son fáciles de convencer… (e) influyen notablemente en la elección de los padres al momento de adquirir ciertos productos, ya sean alimentos, juguetes o de otra índole. Además, son el mejor elemento publicitario que pueda existir, lo que los lleva a ser a veces sobreutilizados” (Yañez Rojas, 2008)

Al leer acerca de estas estrategias dirigidas hacia nuestros niño/as, recuerdo un fragmento de Ralf Nader en su obra “Los niños primero, guía parental para luchar contra las corporaciones” que se inicia así “Se está entablando una lucha, distinta  que cualquier otra antes en la historia del mundo, entre las corporaciones y los padres por sus niños. Es una lucha sobre las mentes, cuerpos, tiempo y espacio de millones de niños y el tipo de mundo en el cual están creciendo”… “Los niños están creciendo ahora a través de los productos. Ahora los niños son la generación Disney, la generación MTV, la generación Joe Camel, la generación Pepsi. Las historias usadas para vender productos están siendo usadas para criar a los niños. La cultura del marketing corporativo acentúa el materialismo, el dinero, el sexo, el poder de la violencia, la comida basura y el estatus que conllevan; su poder desplaza o erosiona los valores de la dignidad y la valía inherente del ser humano”

 

http://www.nemours.org/content/dam/nemours/wwwv2/filebox/service/healthy-living/growuphealthy/fivetwoone/kids/kid2spn.pdf

http://www.razonypalabra.org.mx/N/N76/varia/2a%20entrega/14_Pellicer_V76.pdf

http://www.20minutos.es/noticia/1333839/0/ninos-tiempo/televisor-television/mas-tiempo/#xtor=AD-15&xts=467263

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: