Theodor Adorno – Programa “La aventura del pensamiento”

Theodor Adorno - Fuente Wikimedia commons

Theodor Ludwig Wiesengrund Adorno (11 de septiembre de 1903, Fráncfort, Alemania – 6 de agosto de 1969, Viège, Valais, Suiza) fue un filósofo alemán que también escribió sobre sociología y psicología. Se lo considera uno de los máximos representantes de la Escuela de Fráncfort y de la teoría crítica de inspiración marxista.

Walter Benjamin: El Pensador Vagabundo

Programa de televisión española (2006) producido por Atei y A Parte Rei es donde se revisa y analiza la persona y la obra de Walter Benjamin.

Walter Benjamin: El Pensador Vagabundo 1/2

Walter Benjamin: El Pensador Vagabundo 2/2

El momento de los sin poder – Entrevista a Saskia Sassen

Saskia SassenLa socióloga y profesora Saskia Sassen es la teórica más importante de la globalización.

El impacto de esta en la vida cotidiana, las transformaciones urbanas, el empobrecimiento de la clase media y el acceso a la información son algunos de sus temas de investigación.

Fuente

 

 

¿De dónde proviene su interés por las humanidades?

Es una pregunta que no me habían hecho en las cientos de entrevistas que he concedido. Cuando era pequeña estaba obsesionada con la astronomía. La primera palabra que pronuncié –¡y nunca había emitido una palabra hasta los dos años!– fue maan, luna en holandés. Mis padres pensaron que iba a ser ”mamá”, pero nada. ¡Luna! A eso le siguió querer ser Florence Nightingale. Finalmente, a los trece años decidí que lo que realmente importaba era lo social. Crecer en Buenos Aires con ciertos privilegios y con servicio doméstico en mi casa que provenía de las villas miseria, me llevó a una especie de interés apasionado en la justicia social. Y el resto es historia, como dicen.

¿En qué nos ha cambiado la globalización en los últimos años?

Hemos pasado de una lógica de incorporación de la ciudadanía a una lógica de expulsión. Hasta la década del setenta, el sistema incorporaba a las personas como consumidores. No se trataba de ser amable sino de mantener una economía de producción y consumo masivo. Desde los años ochenta la lógica es la expulsión, que entiendo como una diversidad de condiciones: el número creciente de pobres y desplazados en los países desfavorecidos y su almacenamiento en campamentos de refugiados; de perseguidos en países ricos que están encerrados en cárceles; de trabajadores cuyos cuerpos se destruyen en labores que los inutilizan a edades tempranas; de poblaciones saturadas de barrios pobres. También incluyo el hecho de que los hijos de las clases medias de hoy tienen un menor nivel de educación, ingresos más bajos y muchas menos posibilidades que sus padres de tener una casa. Esta expulsión masiva pone de manifiesto una transformación sistémica más profunda, parcialmente documentada, pero no narrada como una dinámica general que nos está llevando a una nueva fase del capitalismo global.

Aun así, usted habla del empoderamiento de los sin poder. ¿A qué se refiere? ¿Es posible que logren un cambio social significativo?

Es fundamental que los sin poder adquieran complejidad en su falta de poder. Yo digo que es allí donde está la posibilidad de hacer historia. La ciudad tiene la capacidad de generar redes entre los sin poder porque cuando hay una transformación urbana, el individuo pobre se vuelve multitud y se hace presente. Y la policía no puede saber quién integra la multitud. Puede haber obreros y profesionales, políticos, periodistas, inmigrantes y ciudadanos. En ese contexto, los inmigrantes irregulares y pobres no son ”pobrecitos” sino actores que participan en un proceso de transformación. No se trata del viejo modelo de protestar frente al poder y caer en la dialéctica de dueño y esclavo. Los indignados no buscaban únicamente que el poder los viera. Ellos hicieron una red.

¿Qué tanto ayudan las nuevas tecnologías a la creación de esas redes?

Las nuevas tecnologías son buenas y malas. Depende de cómo las utilizamos, para qué y si se controlan. La Plaza Tahrir en El Cairo nos mostró cómo estos medios de comunicación social logran activar redes existentes y generar otras nuevas. Sin embargo, no acepto la idea de que Facebook creó la revolución egipcia. Eso es absurdo. Otro punto es que durante décadas la planificación urbana ha desarrollado la noción de que los pobres están aislados. Eso no ha cambiado, pero sí el hecho de que estos sectores tengan la posibilidad de ser activistas en luchas globales. Los activismos por los derechos siempre existieron, pero hoy hay una subjetividad distinta en quienes protestan. Aunque una persona no esté en internet sabe que hay otros como él en el mundo. Hay ejemplos, como una red virtual de mujeres musulmanas o las poblaciones mayas que venden sus productos en el mercado global. Yo tengo una mirada muy crítica sobre la tecnología pero veo el potencial que ofrece.

¿Cómo ve el futuro de los recientes movimientos sociales?

No hacen parte de las manifestaciones tradicionales sino que responden a otro proceso. He empezado a conceptualizar el movimiento de ocupaciones con el objetivo de encontrar su particularidad en un momento histórico. Esta es una manera de eludir interpretaciones genéricas como: ”Sin partido político o sin programa político no se llega a nada”. Yo creo que esa manera de entender y evaluar el movimiento de ocupación reduce su significado y no nos permite capturar el hecho de que es un punto en una trayectoria que va más allá de este momento. En El Cairo, algunos egipcios dicen que es una historia que empezó hace treinta años cuando hubo una revuelta contra el poder.

¿Qué ha pasado en las ciudades para que todo esto ocurra?

La ciudad global es un espacio estratégico en este proceso; pero cuidado, es un espacio del poder y también de los sin poder. Un espacio de frontera. En el pasado la frontera estaba en las colonias de los imperios, hoy está en nuestras grandes ciudades. Son ciudades diversas que ningún gobierno puede controlar completamente y espacios un poco anárquicos donde los sin poder hacen historia y no solo piden ayuda del gobierno. La otra dimensión que me interesa es lo que llamo la ”calle global”, un espacio indeterminado donde los que no tienen acceso a los instrumentos formales pueden hacer un proyecto de vida.

¿Eso quiere decir que la relación entre Estado y ciudadanos está cambiando? ¿Vamos hacia una ciudadanía global? 

La ciudadanía se hace sin necesidad de ser ciudadano. Se puede ser inmigrante o indocumentado y construirla. Un sujeto con derechos globales va a conllevar el trabajo y el reconocimiento de cada Estado-nación. Una parte del proyecto que ya se puede desarrollar es reconocer que todos somos ciudadanos de algún país y tenemos derechos. Los Estados pueden tener sus diferencias políticas, pero algunos principios básicos deberían ser reconocidos por todos y uno es que no hay seres humanos ilegales. La globalización y las nuevas tecnologías han facultado a actores como los pueblos indígenas, los inmigrantes, refugiados y activistas para participar en la política global. Esto quiere decir que los actores extraestatales pueden cobrar visibilidad en los fueros internacionales o en la política global como individuos y como comunidades y, por lo tanto, salir de la invisibilidad a la cual los condenaba la pertenencia al Estado-nación representado de manera exclusiva por el poder soberano.

“La Etica Protestante y El Espiritu Del Capitalismo” Max Weber

Max WeberMax Weber opina que el capitalismo tuvo su origen en la catedral de Dusseldorf. La catedral de Dusseldorf fue la primera iglesia en marcar los cuartos de hora, planteando la necesidad de aprovechar más el tiempo, atando aún más corto la fugacidad del tiempo. ¿No es fantástica, y a la vez aterradora, la idea de conectar el capitalismo con la gestión del tiempo?

He de confesarles que cuando empecé a impartir esta asignatura, al mismo tiempo pensaba que era una materia de segunda división. Comparada con otras disciplinas que desarrollaba, aquí veía poco que rascar y casi todas las enseñanzas se me antojaban demasiado obvias y manidas. Supongo que justamente por esto, me esforcé en buscar herramientas de verdadera relevancia para darle empaque a la cosa. ¿Y adivinan qué ha pasado? No, la gestión del tiempo no se ha convertido en mi asignatura estrella (no nos pasemos). Pero sí que me ha ayudado y mucho a aprovechar mucho mejor mis recursos. Focalización, priorización, protocolización, mas es menos, aprender a decir que NO, parkinson, delegación, … son enfoques que bien trabajados brindan numerosas oportunidades para “atar aún más corto la fugacidad del tiempo.”

Me despido con un sugerente relato preñado de sentido común y cándido olfato infantil: Un niño aficionado a los trenes, que pasa mucho tiempo en la estación observando como llegan, se acerca al jefe de estación y le pregunta: «¿Por qué hay un horario a cumplir si todos los trenes llegan tarde?». A lo que el jefe de estación le responde: «Porque sin él no sabríamos si los trenes han llegado tarde o no».

Fuente

“La Ética Protestante y El Espíritu Del Capitalismo”

Trabajos relacionados:

–  Max Weber – Vídeos Educatina

“Política y ciencia”

“¿Qué es la burocracia?”

Max Weber – Vídeos Educatina

Max WeberMaximilian Carl Emil Weber (Erfurt, 21 de abril de 1864 – Múnich, 14 de junio de 1920) fue un filósofo, economista, jurista, historiador, politólogo y sociólogo alemán, considerado uno de los fundadores del estudio moderno de la sociología y la administración pública. Pero, con un marcado sentido antipositivista.
Libros: (Clic en el nombre del libro) “Política y ciencia” y “¿Qué es la burocracia?

 

– Dentro de la filosofía descubriremos las ideas principales de un interesante sociólogo: Max Weber y su postura con respecto al marxismo.

 

– La teoría de la acción social ha sido tema de conversación de más de un sociólogo, sin dudarlo, de Max Weber, quien nos presenta el concepto y nos introduce dentro de un nuevo campo, el de la sociología científica.

 

– Desarrollo de los conceptos de acción social y tipos ideales dentro de la teoría de Max Weber.

 

– Desarrollo de los conceptos de sociedad y Estado, vinculación con el concepto de acción social dentro de la teoría de Max Weber

 

– Infografía de Max Weber

 

Amor Líquido – Zygmunt Bauman

Zygmunt Bauman Amor líquido es un concepto creado por el sociólogo polaco Zygmunt Bauman, desarrollado en su obra Amor líquido. Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos, para describir el tipo de relaciones interpersonales que se desarrollan en la postmodernidad. Éstas, según el autor, están caracterizadas por la falta de solidez, calidez y por una tendencia a ser cada vez más fugaces, superficiales, etéreas y con menor compromiso. Aunque el concepto suela usarse para las relaciones basadas en el amor romántico, Bauman también desarrolla el concepto para hablar en general de la liquidez del amor al prójimo.

AMOR LÍQUIDO: Se trata de un importante estudio acerca de los vínculos humanos, un análisis de las relaciones humanas en un mundo cada vez más globalizado. Bauman introduce el concepto de “amor líquido” para referirse a las relaciones del mundo moderno capitalista, en el que el consumo juega el papel importante, al degenerar los vínculos personales o afectivos y materializar el amor como algo perecedero y efímero. Liquidez es sinónimo de inestabilidad e inseguridad, que Bauman relaciona con la sociedad actual consumista. Leer más de esta entrada

Max Weber – Política y ciencia

Max WeberMaximilian Carl Emil Weber aplicó la investigación sociologica a diversos campos: política, derecho, economía, música y religión. Junto a Karl Marx, Vilfredo Pareto, Ferdinand Tönnies y Émile Durkheim, Max Weber fue uno de los fundadores de la sociología moderna. Mientras Pareto y Durkheim trabajaron en la tradición positivista siguiendo los postulados de Auguste Comte, Weber creó y trabajó en una tradición antipositivista, idealista y hermenéutica, al igual que Werner Sombart, su amigo y para entonces, el más famoso representante de la sociología alemana. Estos trabajos iniciaron la revolución antipositivista en las ciencias sociales, que marcó la diferencia entre éstas y las ciencias naturales, especialmente debido a las acciones sociales de los hombres. Los primeros trabajos de Weber estaban relacionados con la sociología industrial, pero son más conocidos sus últimos trabajos sobre sociología de la religión y sociología del gobierno.
Mientras Pareto y Durkheim siguieron las ideas de Comte, trabajando sobre las ideas del positivismo, Weber trabajó dentro del idealismo o la tradición hermenéutica. Clave para entender el proceso de análisis de la realidad social es el concepto de que la sociología debe ser una comprensión interpretativa (o verstehen) de la acción social.
Gran parte del trabajo de las organizaciones procede de su trabajo sobre la burocracia. Ella deriva de la acción racional es la acción social. Sus ideas sobre la relación del protestantismo y el desarrollo del capitalismo son extraordinariamente polémicas. Visto por muchos como una suerte de diálogo con Marx sobre el desarrollo de las sociedades.
Se opuso a la utilización del razonamiento abstracto puro, prefiriendo siempre una investigación empírica y a menudo histórica. Su metodología modela su investigación y la combinación de ambas fundamenta su orientación teórica. Fuente

Leer más de esta entrada

Max Weber – ¿Qué es la burocracia?

Max WeberMaximilian Carl Emil Weber (Erfurt, 21 de abril de 1864 – Múnich, 14 de junio de 1920) fue un filósofo, economista, jurista, historiador, politólogo y sociólogo alemán, considerado uno de los fundadores del estudio moderno de la sociología y la administración pública. Pero, con un marcado sentido antipositivista.
A pesar de ser reconocido como uno de los padres de la sociología, Weber nunca se vio a sí mismo como un sociólogo, sino como un historiador; para él, la sociología y la historia eran dos empresas convergentes. Sin embargo, sobre el final de su vida en 1920, escribió en una carta al economista Robert Liefmann: “Si me he convertido finalmente en sociólogo (Porque tal es oficialmente mi profesión), es sobre todo para exorcizar el fantasma todavía vivo de los conceptos colectivos(…)”.
Sus trabajos más importantes se relacionan con la sociología de la religión y el gobierno, pero también escribió mucho en el campo de la economía. Su obra más reconocida es el ensayo La ética protestante y el espíritu del capitalismo, que fue el inicio de un trabajo sobre la sociología de la religión. Pero la gruesa recopilación Economía y sociedad es una suma de ideas y conceptos del autor.
Weber argumentó que la religión fue uno de los aspectos más importantes que influyeron en el desarrollo de las culturas occidental y oriental. En otra de sus obras famosas, La ciencia como vocación, la política como vocación, Weber definió el Estado como una entidad que detenta el monopolio de la violencia y los medios de coacción, una definición que fue fundamental en el estudio de la ciencia política moderna en Occidente… Fuente

Leer más de esta entrada

Vincent de Gaulejac – “El costo de la excelencia”

Vincent de Gaulejac Gaulejac Vincent, nacido en 1946 en Croissy-sur-Seine, es sociólogo, profesor de Sociología en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de París – Diderot. Él es el autor de veinte libros y creador de la colección de la sociología de conductas clínicas ÉRÈS. Dirigió el Laboratorio de Cambio Social (Changement Social) desde 1981. Fundador del Instituto Internacional de Sociología Clínica del cual es miembro, es uno de los principales iniciadores de la orientación científica que se centra en la dimensión existencial de las relaciones sociales. Desarrolló grupos de investigación y la participación en quince países de Europa, América del Norte y América del Sur. Su investigación lo llevó a explorar, clase neurosis, las fuentes de la vergüenza, la lucha por los lugares, el costo de la excelencia, la empresa de gestión de pacientes o las causas de malestar en el trabajo.
Leer más de esta entrada

Zygmunt Bauman – Algunas obras

Zygmunt Bauman “Hemos perdido el arte de las relaciones sociales”
La humanidad ha olvidado cómo ser feliz, advierte el sociólogo polaco.
Zygmunt Bauman
“Hay que replantearse el concepto de felicidad, se lo digo totalmente en serio”. El hombre que bautizó este tiempo de incertidumbre como modernidad líquidarepara durante gran parte de la conversación en el deseo más universal de la humanidad. El filósofo y pensadorZygmunt Bauman (Poznan, Polonia, 1925) cree que se nos ha olvidado cómo alcanzarla: “Generamos una especie de sentido de la culpabilidad que nos lo impide”.
Bauman recaló recientemente en la capital para ofrecer una conferencia en la Universidad Europea de Madrid a propósito de su último libro Sobre la educación en un mundo líquido, publicado en 2013. La conversación transcurre en una mesa de reuniones, frente a una botella de agua que apenas toca y un gran ventanal. Y ahí, con un gesto grave como su voz, profundiza sobre la felicidad, la crisis económica, las redes sociales o la juventud. “La búsqueda de una vida mejor es lo que nos ha sacado de las cuevas, un instinto natural y perfectamente comprensible, pero en el último medio siglo se ha llegado a pensar que es equivalente al aumento de consumo y eso es muy peligroso”, señala el premio Príncipe de Asturias 2010. Con mirada enérgica, anima a cambiar los referentes: “Hemos olvidado el amor, la amistad, los sentimientos, el trabajo bien hecho”. Lo que se consume, lo que se compra “son solo sedantes morales que tranquilizan tus escrúpulos éticos”, despacha el filósofo que, a sus 88 años, arranca y despide el encuentro matutino fumándose una pipa de tabaco y un cigarro.
Describe un círculo vicioso familiar a propósito de la asociación de felicidad y consumo. El padre o la madre que dedican parte del sueldo a comprar la consola al hijo, porque se sienten culpables al no dedicarles tiempo. Le hacen el regalo, pero el modelo queda obsoleto pronto y se comprometen a facilitarle el siguiente. “Para pagarlo necesitarán más éxito profesional, estar más disponibles para el jefe, usar un tiempo que quitarás a tu familia…”.
Zygmunt Bauman no tiene teléfono móvil ni perfil en las redes sociales, pero “desgraciadamente” se ve obligado a observarlos de cerca: “No tengo más remedio que interesarme por estos fenómenos por motivos profesionales”. Abomina de ellos porque considera que invaden todos los espacios y diluyen las relaciones humanas. “El viejo límite sagrado entre el horario laboral y el tiempo personal ha desaparecido. Estamos permanentemente disponibles, siempre en el puesto de trabajo”, dice.
No le gusta el papel que juegan en la vida laboral y tampoco el que suplantan, en su opinión, en las relaciones personales. Se acuerda de Mark Zuckerberg, que ideó la red Facebook para ser un chico popular. “Claramente ha encontrado una mina de oro, pero el oro que él buscaba era otro: quería tener amigos”.
“Todo es más fácil en la vida virtual, pero hemos perdido el arte de las relaciones sociales y la amistad”, se detiene. Las pandillas de amigos o las comunidades de vecinos “no te aceptan porque sí, pero ser miembro de un grupo de en Facebook es facilísimo. Puedes tener más de 500 contactos sin moverte de casa, le das a un botón y ya”. Fuente: Sociólogos Plebeyos

Aquí algunas de sus obras:

Modernidad Liquida


Leer más de esta entrada